Frantz Yvelin, director general de la aerolínea francesa Aigle Azur, presentó su dimisión ayer, 4 de septiembre, tan solo dos días después de que la compañía se declarara en quiebra. “He hecho absolutamente todo lo que he podido en los últimos dos años”, manifestó Yvelin en declaraciones a la cadena de televisión BFM Business.

Según ha informado Le Monde, la dimisión del director general se produce después de que la aerolínea, con 1.150 empleados y especializada en rutas a Argelia, se declarara insolvente. Así, los compradores potenciales de Aigle Azur tienen de plazo hasta el próximo lunes, 9 de septiembre, para presentar sus ofertas, una fecha anterior a la esperada. 

De acuerdo con Martin Surzur, presidente de la oficina del sindicato de pilotos SNPL en Aigle Azur, esta celeridad se debe al estado de la tesorería de la línea aérea, lejos de los 25 millones de euros cifrados por Yvelin el pasado agosto. Surzur especifica que la situación de la tesorería de la aerolínea es “muy peculiar”, debido a las dificultades para repatriar dinero de Argelia, lo que suele tardar unos dos o tres meses.

"Nos gustaría que el estado francés tome las medidas necesarias con el estado argelino, para repatriar este dinero o reemplazarlo [con un préstamo] hasta que el dinero sea repatriado", puntualizó Surzur. Esta acción permitiría "alejar" a la liquidación, así como que la compañía logre sobrevivir "el tiempo suficiente para una recuperación". 

Ofertas

Por otro lado, Surzur anunció que la aerolínea de bandera gala, Air France, "ha emitido una participación en Aigle Azur y está dispuesta a hacer una oferta pública de adquisición". De acuerdo con el diario citado, no sería la única compañía aérea interesada, ya que los cerca de 10.000 slots (derechos de despegue y aterrizaje) de Aigle Azur, en el Aeropuerto de París-Orly, suponen una auténtica golosina. La ley establece que estas franjas horarias no pueden venderse, por lo que solo se puede acceder a ellas con la adquisición de la aerolínea.  

Aigle Azur nació en 1946 y está especializada en los vuelos a Argelia. De hecho, estas rutas representan entre el 50 y el 60% de su actividad. Además, cuenta con una flota de 11 aviones y transportó a 1,88 millones de pasajeros en 2018. Ese mismo año, facturó 300 millones de euros.

Airbus A320 200 Aigle Azur (AAF) F HBIO   MSN 3242 (9880949303)

Aigle Azur | Foto: Laurent ERRERA (CC BY-SA 2.0)

Aerolíneas europeas quebradas

En los últimos años, se ha producido el cese de numerosas líneas aéreas europeas. El pasado marzo, fue el turno de la islandesa WOW Air. En febrero de 2019, por su parte, quebraron flybmi y Germania. En 2018, mientras, desaparecieron la filial alemana de Small Planet; la danesa Primera Air; la belga VLM; la griega Olympus; la filial alemana de Azur Air (aerolínea del touroperador Anex Tour); la suiza SkyWork; la hispano-venezolana Santa Bárbara Airlines; la británica Cello Aviation; o la chipriota Cobalt Air.

En el año 2017 quebraron las aerolíneas Monarch, Air Berlin y Niki, que resurgió bajo el amparo de Ryanair como Laudamotion, así como por la deriva económica de una Alitalia declarada insolvente, que actualmente está bajo control estatal.

Cabe destacar, la reciente eliminación de Joon, la ‘low cost’ para millennials del grupo Air France-KLM, aunque su desaparición se achacó a una decisión estratégica del conglomerado franco-holandés.