La Comisión Europea ha rechazado los argumentos de IAG para que sus aerolíneas Iberia y Vueling sean consideradas de propiedad española y puedan seguir volando en la UE, de producirse un Brexit sin acuerdo. Bruselas rechaza los argumentos del holding que defendía que más del 50% de los derechos políticos de Iberia estaban controlados por El Corte Inglés, lo que la convertiría en española y, por ende, europea.

Los planes de contingencia de la Comisión Europea para un Brexit sin acuerdo contemplan que las aerolíneas que no tengan control comunitario (51% de la propiedad no esté en manos de accionistas de la UE) no podrán seguir realizando vuelos domésticos intra-UE o conexiones con escala en Europa. El problema es que IAG no alcanza el 51% de capital de la UE.  

Por ello, IAG ha defendido que más del 50% Iberia pertenece a El Corte Inglés. Aseveró que cuando se fusionaron Iberia y Vueling, la compañía española pasó a ser propiedad al 100% de la sociedad denominada Ib Opco. En esta empresa se separaron los derechos de voto de los económicos. La propiedad económica quedó al 100% en manos de IAG, así como el 49,9% de los derechos políticos. El resto de los derechos políticos, el 50,01%, pasó a ser propiedad de Garanair, que en la actualidad pertenece, al 100%, a El Corte Inglés. De esta manera, Garanair controla el 50,01% de los derechos políticos de Iberia, pero no tiene ningún tipo de poder económico sobre ella,

No obstante, para la Comisión Europea resulta insuficiente para probar que el control y propiedad de Iberia se efectúa en suelo comunitario. Vueling, al ser propiedad de Iberia, corre la misma suerte que ella, tal y como ha informado elEconomista.

El organismo comunitario ha rechazado este argumentario y ha manifestado que la única salida para Iberia consiste en realizar cambios en su propiedad, de tal forma que el 51% de su capital quede en manos comunitarias. Easyjet y Ryanair, por el contrario, ya han anunciado cambios en su accionariado para poder operar con normalidad tras un Brexit duro.