Si en los últimos días habían comenzado a proliferar informaciones que apuntaban hacia una negativa de la Comisión Europea a la fusión de Iberia y Air Europa, IAG ha tomado nota y se ha adelantado al fallo de los órganos de Competencia comunitarios. La matriz hispano-británica de la exaerolínea de bandera española ha presentado una segunda remesa de remedies —concesiones o compromisos— ante el Ejecutivo de la UE para evitar un veto a la operación.

Según han apuntado fuentes comunicarías a Europa Press, la nueva propuesta de compromisos fue notificada a la Comisión el pasado viernes 23 de febrero. Las citadas fuentes no han detallado el contenido de la misma, aunque se prevé que comportará la cesión de más rutas y 'slots' para que sean asumidos por competidores.

Tal y como prevé la normativa europea, Bruselas tiene de plazo hasta el 7 de junio para emitir un veredicto sobre la compra de Air Europa por parte de IAG y su posterior fusión con Iberia. Los servicios comunitarios informaron el pasado 24 de enero del inicio de una investigación en profundidad, ante el temor de que la operación comporte una disminución de la competencia en el mercado del transporte aéreo de pasajeros.

En concreto, la Comisión alberga dudas en cuanto a las rutas nacionales en las que la alta velocidad ferroviaria no ofrece alternativa, las conexiones entre la España peninsular y las Islas Baleares y Canarias, así como los trayectos de corta distancia entre Madrid y algunas capitales europeas y los de larga distancia hacia América del Norte y del Sur. Además, el Ejecutivo comunitario está investigando si la amplia cartera de franjas horarias de ambas aerolíneas, sobre todo las del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, podría dificultar la prestación de servicios por otras compañías aéreas.