La capital germana ha puesto a disposición de los ciudadanos un portal web a través del cual pueden denunciar de forma anónimas las molestias ocasionadas por pisos turísticos tales como ruidos, fiestas o incluso el encarecimiento del alquiler. En las cinco semanas en vigor de la nueva normativa, 1.871 personas han denunciado a sus vecinos por alquilar un piso sin el permiso preceptivo. Las autoridades locales pretenden con esta normativa dar solución a la escasez de viviendas habituales para los habitantes de Berlín y hacer frente al auge de portales como Airbnb