El magnate Klaus-Michael Kühne ha seguido en su escalada para hacerse con el control principal de la aerolínea germana Lufthansa y desbancar así al Estado Alemán que, hasta ahora, ostentaba la mayor participación en la aerolínea.

El Bundeskartellamt, autoridad responsable de la regulación de la competencia y de los derechos de los consumidores en Alemania, ha dado el visto bueno a que Kühne Holding AG aumente su participación en Deutsche Lufthansa AG del 10,01 al 15,01 por ciento. Es remarcable que la operación afecta a la aerolínea alemana, no así al grupo homónimo.
 

Interior de un avión de la compañía Lufthansa

Interior de un avión de la compañía Lufthansa | Foto: Lufthansa
 

"A pesar de las importantes posiciones de mercado en el sector del transporte aéreo de mercancías y en los mercados de logística de las partes implicadas, la investigación no plantea ningún problema serio de competencia”, ha destacado en un comunicado Andreas Mundt, presidente del Bundeskartellamt.

Kühne es uno de los principales accionistas de la empresa de transporte de contenedores Hapag-Lloyd y el accionista mayoritario del grupo Kuehne + Nagel, considerado uno de los mayores proveedores globales de logística y uno de los principales clientes del servicio de transporte aéreo de mercancías que ofrece Lufthansa.
 


 

Cabe destacar que el gobierno alemán, a través del Fondo de Estabilización Económica (WSF), llegó a poseer hasta el 25% de las acciones de la compañía y las fue vendiendo paulatinamente. De hecho, la pasada semana la Oficina del Tesoro anunció la reducción de su participación del 14,1 a menos del 10%. También comunicó que el objetivo es desprenderse de las acciones restantes antes de octubre de 2023. Se estima que las arcas estatales se embolsarán más de 1.000 millones con dichas ventas.