El holding hispano-británico IAG, en el que están englobadas las aerolíneas Iberia, Vueling, LEVEL, British Airways y Aer Lingus, ha anunciado los resultados económicos correspondientes al año 2020.

El grupo ha reportado unas pérdidas de 6.923 millones de euros, que contrastan con los 1.715 millones de euros de beneficios registrados en el ejercicio de 2019. Y es que los ingresos se redujeron un  69%, situándose en los 7.806 millones).

Desde la compañía, que cotiza tanto en la Bolsa de Madrid como en la de Londres, achacan los resultados al desplome del tráfico aéreo producido por las restricciones de movilidad durante la pandemia. Casi la totalidad de su flota permaneció en tierra desde marzo a junio, limitándose las operaciones a vuelos esenciales o transportes sanitarios. De hecho, durante el pasado año las aerolíneas del holding se vieron obligadas a reducir su capacidad al 33% con respecto a 2019. En este sentido, la perspectiva no mejora durante el primer trimestre de 2021, en el que ofrecen el 20% de la capacidad.
 

Avión de British Airways (Airbus A350 1000)  Foto British Airways.

Avión de British Airways (Airbus A350 1000) Foto British Airways.

“Nuestros resultados reflejan el tremendo impacto que ha tenido el COVID-19 en nuestro negocio. Hemos tomado medidas efectivas para preservar el efectivo, reforzar la liquidez y reducir nuestra base de costes. A pesar de esta crisis, nuestra liquidez se mantiene fuerte. A 31 de diciembre, la liquidez del Grupo era de 10.300 millones de euros”, ha aseverado Luis Gallego, CEO de IAG.

Se ha mostrado convencido de que existe una demanda de viajes contenida y que la gente quiere volar. Cree que, por ello, ahora es clave que el proceso de vacunación progrese bien y que se apliquen normas internacionales comunes en cuanto a test, así como “la implementación de tarjetas sanitarias digitales para reabrir nuestros cielos con seguridad”.