Las organizaciones caboverdianas para la conservación del medio ambiente Projeto Biodiversidade y BIOS CV han contribuido, con el apoyo de RIU Hotels & Resorts, al mayor número de nidos de tortuga boba (Caretta caretta) registrado en la historia en Cabo Verde. En total, Projeto Biodiversidade registró durante el 2018 cerca de 15.000 nuevos nidos, cuatro veces la cifra del 2016 y un 96% más que el año pasado. Por su parte, BIOS CV, en Boavista, ha registrado 14.598 nidos, una cifra tres veces superior a la del 2017.

Esta temporada, fechada desde el 11 de junio hasta mediados de noviembre, es la tercera consecutiva con desove récord en la historia de la Isla de Sal, registrándose 14.940 nidos de 2.939 hembras de tortuga Caretta caretta, considerando que cada ejemplar crea cinco nidos por temporada. Asimismo, la ONG Projeto Biodiversidade  ha logrado la liberación de 98.195 crías de tortugas de los viveros, una cifra 12 veces superior a la de 2015, primer año de registros de Projeto Biodiversidade.

 Projeto Biodiversidade

 Projeto Biodiversidade

Según los datos aportados por la asociación caboverdiana, las zonas de mayor anidación en Isla de Sal son Costa Fragata con un 30% de los nidos, Serra Negra, que condensa la mayor densidad con 2,4 nidos por metro de playa, y Algodoeiro. Durante el 2018 fueron capturadas un total de 194 tortugas, 183 de ellas por cazadores furtivos, logrando rescatar a 11 ejemplares.

Con el fin de proteger aquellos nidos que se encuentren en mal estado o en una localización peligrosa, la asociación los ubica en distintos criaderos repartidos por Isla de Sal. Es el caso del ubicado en la playa de los hoteles RIU, el de mayor extensión con el que cuenta Projeto Biodiversidade, y en el que se monitorizaron un 71% de los 1.958 nidos reubicados por la ONG
FOTO 2   ProjetoBiodiversidade1

En lo que respecta a Boa Vista, este año BIOS CV. con el apoyo de RIU Hotels, ha identificado en la Playa de João Barrosa un total de 14.598 nidos de 2.795 hembras de tortuga Caretta caretta, en una temporada que este año se ha prolongado desde el 20 de mayo el 25 de noviembre y que ha resultado en la liberación de 64.528 crías desde los viveros monitorizados. En total, en los 5 kilómetros de la playa de João Barrosa se estima que durante 2018 han nacido 309.665 crías de tortuga

Es muy importante destacar que un año más no se ha registrado ninguna captura o caza de hembras adultas en esta playa, aunque han fallecido por muerte natural cinco ejemplares. Por otro lado, sí se han rescatado 60 hembras perdidas en los alrededores con alto riesgo de morir en humedales, zonas de matorral, o accidentadas en zonas rocosas.

FOTO 3

Por otro lado, BIOS CV ha monitorizado 3.411 actividades de anidación identificando 2.795 tortugas diferentes, de las cuales 1.914 fueron marcadas por primera vez. Tras la ampliación de los viveros de incubación controlada que apoya RIU Hotels, la ONG ha registrado 1.065 nidos, un 7,3% del total. Por último, en el vivero de Playa Cabral, se han monitorizado 91 nidos procedentes de las playas de la capital (Estoril, Chaves y Cabral) y se ha participado en la liberación y llegada al mar de 5.997 crías. 

Además del mantenimiento de los criaderos, RIU Hotels financia los gastos estructurales de las ONG, colabora con la manutención de los voluntarios, así como con actividades medioambientales con turoperadores y clientes. Por otro lado, los hoteles se someten al control de las ONG en el cumplimiento de las recomendaciones para no alterar el hábitat de las especies del entorno. 

FOTO 3A

Se trata de unos resultados magníficos considerando que la población de Caretta caretta de Cabo Verde es la tercera población de esta especie más importante del mundo, pero al mismo tiempo, una de las 11 poblaciones de tortugas marinas más amenazadas del planeta. RIU Hotels, BIOS CV y Projeto Biodiversidade fortalecen así una alianza que comenzó en 2011 y 2016 respectivamente, con el fin de proteger la vida salvaje de Cabo Verde, a través de planes de protección del medio ambiente y el ecosistema del archipiélago en Isla de Sal y Boa Vista.

FOTO 4  ProjetoBiodiversidade3