Solo un día después de haberse asegurado una línea de crédito por valor de 1.050 millones de euros por parte del Banco de Desarrollo de la República Federal Alemana (KfW), TUI ha dado a conocer los resultados económicos correspondientes al tercer trimestre fiscal (abril a junio).

El gigante turístico ha registrado una facturación de 71,8 mill., lo que supone una caída de las ventas del 98,5% con respecto al mismo período de 2019. Esto, obviamente, ha lastrado sus cuentas y es que en este trimestre la compañía ha tenido una pérdida (beneficio ajustado antes de intereses e impuestos, EBIT) de 1.100 millones de euros.

En el acumulado del año (9 meses), la pérdida se dispara a los 2.000 millones de euros. A su vez, la facturación se sitúa en los a 6.700 millones, un descenso del 41,2% con respecto al año anterior.

Crew 180924 TUI Flieger 1983

Reducción de las capacidades

Desde la compañía también han incidido en que las cifras de reservas muestran la difícil situación en la que se encuentra la industria. Las reservas para el programa de verano actual (capacidades fijas y prorrateadas) están un 81% por debajo de la cifra del año anterior y los precios medios se sitúan un 10% por debajo. Todo esto teniendo en cuenta que el grupo ha reducido la capacidad de vuelos y hoteles.  Sobre esta base, el 57 por ciento del programa está reservado actualmente.

TUI bus   Foto  Tourinews

TUI bus Foto Tourinews

De igual manera, con respecto al programa de invierno 2020/21 y al de verano 2021, se ha ajustado la capacidad teniendo en cuenta las restricciones que se pueden aplicar en un futuro por los gobiernos y al comportamiento de la demanda de los clientes. En concreto, la capacidad para el invierno 2020/21 se redujo en un 40 por ciento. Para el verano de 2021, las capacidades se redujeron en un 20 por ciento. 

No obstante, también se atisban cifras positivas y es que, según la compañía, as reservas para la temporada estival 2021 están aumentando significativamente, de hecho, son actualmente un 145 por ciento más altas que el año pasado y el precio de venta medio es un nueve por ciento más alto.