Las Islas Canarias quieren blindarse, todavía más, contra el coronavirus. Por ello, desde la Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda están trabajando en una propuesta para restringir, todo lo posible, el tráfico aéreo interinsular y entre la península y el archipélago. 

Según ha informado La Provincia, el ejecutivo canario trasladará esta propuesta al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en los próximos días. Por el momento, el gobierno regional ya ha solicitado al central un plan de rescate para el sector del taxi, que también está sufriendo especialmente el impacto de esta crisis, ya que no solo se ha quedado sin los turistas como clientes, sino que también sin los propios residentes locales. 

El consejero de Obras Públicas, Transportes y Vivienda, Sebastián Franquis, aclaró que la mayor restricción de los vuelos tiene dos finalidades: ajustar la oferta a la demanda, ya que esta última ha caído en picado; y realizar "un esfuerzo más" en la lucha contra el Covid-19. Pese a ello, será el Ministerio citado el que tenga la última palabra.

Lo cierto es que las operaciones aéreas han disminuido de forma notable en el archipiélago, desde hace una semana, a petición del ejecutivo canario. Así, de un promedio de 115 conexiones diarias de ida y vuelta entre la península y Canarias se han pasado a 17 y de las 200 entre islas a 18.

En este punto, Franquis también ha solicitado al Ministerio de Transportes una mayor colaboración con el archipiélago en lo que a la repatriación de turistas se refiere. Y es que, pese a que la mayoría de ellos ya ha vuelto a casa, 8.000 permanecen en las islas. Por último, el consejero reparó en que el 50% del Producto Interior Bruto (PIB) canario está paralizado para dar cuentas de la magnitud de esta crisis.