Thomas Bösl, CEO de RTK, ha pedido mayor unidad a las principales compañías turísticas alemanas para participar en el desarrollo de la nueva regulación alemana derivada de la directiva europea sobre viajes combinados. Bösl señala que sólo conseguirán una normativa satisfactoria para las empresas del sector si asociaciones y compañías trabajan juntas para que funcione. Por ello, ha pedido a DRV que asuma el rol de líder, frente a los intentos de otras asociaciones del sector medio como ASR y VUSR. "No es tiempo para individualismos ni populismos", ha añadido, y ha apostado por soluciones que sean útiles para las agencias de viajes y por la colaboración con el Ministerio de Justicia para la redacción de la nueva normativa. Norbert Fiebig, presidente de DRV, se suma a esta petición y afirma que con la propuesta presentada, el Ministerio de Justicia le está poniendo trabas al sector. Fiebig no cree que todo esté perdido, que el proceso se alargará y la nueva normativa no entrará en vigor hasta septiembre. Hasta entonces hay mucho margen para negociar y proteger los intereses de la industriaEnlaces relacionados:16 de julio: Declaraciones del Ministro de Justicia alemán