Las islas Maldivas albergan un nuevo atractivo turístico: el primer museo semisumergido del mundo. Se trata del Coralarium, que expone cerca de 30 esculturas, algunas bajo el nivel del mar, y funciona como un arrecife para las especies marinas.

Según ha informado CNN, el museo se encuentra en el atolón de Shaviyani, concretamente en la playa del complejo Fairmont Maldives Sirru Fen Fushi. La iniciativa fue impulsado por el resort y el artista británico Jason deCaires Taylor, quien aseguró que es “un lugar de preservación, conservación y educación”, con el que se espera “crear conciencia sobre la protección de los arrecifes de coral de Maldivas”.

La galería, que tiene forma de cubo, se encuentra a unos 50 metros de la playa del establecimiento, por lo que se accede a ella a nado. Además, alberga cerca de 30 esculturas que homenajean a personajes reales y que están distribuidas en tres niveles de altura, con el objetivo de jugar con las mareas. De esta forma, algunas de las estatuas quedan sumergidas bajo el agua, mientras que otras se mantienen en la superficie.

las obras de jason decaires taylor 3222 940x627

Esculturas de Coralarium | Foto:  © Coralarium- Jason deCaires Taylor vía Condé Nast Traveler

El museo ha sido creado tanto para los humanos como para las criaturas marinas. Por ello, está construido con 200 toneladas de acero inoxidable de PH neutro de grado marino. Las esculturas también están elaboradas con cemento de grado marino. El objetivo consiste en que las algas cubran este cemento con el paso del tiempo, para que así la galería se integre en el mundo subacuático.

Al respecto, Taylor, que también se encargó de dar vida al Museo Atlántico de Lanzarote, el primero de arte submarino en Europa, manifestó que, tan pronto como la galería se sumerge en el agua “pertenece al mar y la naturaleza la domina”.

http %2F%2Fcdn.cnn.com%2Fcnnnext%2Fdam%2Fassets%2F180809161054 coralarium   fairmont maldives sirru fen fushi

Escultura sumergida del museo Coralarium | Foto:  © Coralarium- Jason deCaires Taylor vía Condé Nast Traveler