Hace unas semanas el Puerto de Málaga inauguró una nueva dársena preparada para acoger a los llamados 'megayates'. Estas embarcaciones de lujo no pueden atracar en muchos puertos debido a su tamaño, por lo que Málaga ha invertido más de 10 millones de euros en adaptar las instalaciones de los muelles 1 y 2 de su puerto, creando 31 puestos de atraque creados para fijar yates de hasta 180 metros de eslora.

Desde el Puerto de Málaga prevén un impacto anual de algo más de 104 millones de euros y la creación de, al menos, 800 puestos de trabajo. Aunque solo el tiempo podrá confirmar la rentabilidad económica, el puerto andaluz ya ha conseguido atraer a sus instalaciones a uno de los buques de recreo más grandes del mundo. El yate 'Yas', atracó en la nueva dársena el sábado pasado —coincidiendo con el final de la Feria de Málaga—, convirtiéndose automáticamente en la embarcación más grande que ha visitado las instalaciones de IGY Málaga Marina.  

El 'superyate' cuenta con 141 metros de eslora y capacidad para 60 invitados. Informa el diario Málaga Hoy que costó 180 millones de dólares, necesitando entre 20 y 30 millones anuales extra para su mantenimiento. El propietario actual es Hamdan bin Zayed Al Nahyan, un miembro de la casa real de Abu Dabi muy activo en redes sociales, con casi 15 millones de seguidores en Instagram. En esta red social, Zayed también ha compartido imágenes a bordo del buque de lujo. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Fazza (@faz3)


Yas, un buque con historia
 

Sin embargo, el barco tuvo otros dueños antes de formar parte de la Familia Real Saudí. Fue creado como buque de guerra holandés en 1978, siendo bautizado como Piet Hein F-811. Tras cumplir el servicio militar fue vendido en 1998 a la armada de los Emiratos Árabes Unidos, siendo renombrado como Al Emirat. Manteniendo el casco de la fragata, Yas fue rediseñado por el estudio parisino Pierrejean Designer; una empresa dedicada a las reformas de aviones y yates privados.