El pasado 30 de enero, la aerolínea Fly To Canarias — empresa de capital canario con sede en San Bartolomé de Tirajana/Maspalomas y 40 años de trayectoria—inició la operativa de un vuelo semanal que une la capital de Estonia, Tallín, con la isla de Gran Canaria. Para los vuelos, cuyos billetes se venden a través de la plataforma del mismo grupo empresarial denominada Global Travel Management, hacen uso de un Airbus 321 con una capacidad de 200 personas. Teniendo en cuenta la oportunidad que supone la nueva operativa para atraer a nuevos mercados turísticos, desde el Patronato de Turismo de Gran Canaria han decidido lanzar una campaña de promoción con el fin de incentivar el interés entre los turistas procedentes de los países bálticos —Estonia, Letonia y Lituania—por visitar la isla en este invierno.

“El mercado nórdico y de los países bálticos muestra mucho interés por Gran Canaria como un destino prioritario durante la temporada de invierno y, aunque la situación actual es aún incierta, las perspectivas de futuro respecto a esta región son muy interesantes para el destino turístico de Gran Canaria”, apuntó el consejero de Turismo, Carlos Álamo. Menciona varios mercados porque con estos vuelos semanales no solo se persigue incrementar la conectividad de los estonios, sino facilitar el desplazamiento de posibles clientes de Letonia, Lituania, Finlandia y Polonia.

Logo de la compañía flytoCanarias

Logo de la compañía flytoCanarias

La operativa estará activa hasta el 1 de mayo, aunque desde Fly To Canarias creen que podría extenderse a la temporada de verano si los resultados son positivos. Lo cierto es que esta no es la primera vez en el grupo empresarial emprende un proyecto de estas características, ya que entre 2001 y 2007 pusieron en marcha uno similar, que finalmente fue adquirido por la compañía FinnAir.

Fernando Cañizares, director de Fly To Canarias, percibe esta iniciativa como la punta de lanza de un proceso de expansión en el mercado nórdico en el que Canarias siempre ha dependido de terceros y en el que, según señala, existe un gran interés turístico hacia las Islas Canarias. “Conocemos bien este mercado y su gusto por Gran Canaria. Además, detectamos una debilidad, al depender de otros agentes para todo, que intentamos suplir, a pesar de las dificultades e incertidumbres que presenta el mercado como consecuencia del Coronavirus”, explicó. “A nosotros ya nos conocen y entendemos que, pese a ser un mercado pequeño por población, es muy interesante para Gran Canaria por las posibilidades que presenta. Sabemos que hay mucha gente que quiere venir”, concluyó Cañizares.