El portal de viajes lastminute ha recopilado un listado de los cinco presidentes estadounidenses más viajeros de la historia hechos públicos a través del cuaderno de viajes de la Casa Blanca. Durante los últimos 120 años los presidentes de EE.UU. han realizado un total de 310 viajes internacionales a 94 destinos diferentes. Algunos han ido más allá, aficionándose al salto con paracaídas. No es de sorprender que los mandatarios más recientes copen estas posiciones:

 

1- Bill Clinton: Pasión por Europa

 

En sus ocho años al frente de la Casa Blanca Clinton realizó 54 viajes al extranjero y visitó 70 países. Europa fue el continente al que más veces viajó, con un total de 24 visitas, seguido por Asia (17 visitas), África y Australia (2 visitas a ambos continentes). Bill Clinton también es el presidente norteamericano que más veces ha visitado nuestro país, en dos ocasiones. La primera en 1995 para asistir al EU Summit Meeting, y la segunda en 1997, acompañado por la entonces Primera Dama Hillary Clinton. En esa ocasión, además de asistir al NATO Summit Meeting en Madrid, el matrimonio disfrutó de unos días de descanso en Palma con la familia real española. Hillary Clinton viajaría de nuevo a nuestro país en visita oficial en 2001, ya como Secretaria de Estado del gobierno de Obama.

2- Barack Obama: Michelle visita dos veces España

 

El actual presidente en funciones no es el que más veces ha viajado al extranjero, pero sí el que más se ha movido en la historia durante sus primeros meses de mandato. En su primer año al frente de la Casa Blanca, Obama batió todos los records: realizó 10 viajes visitando 21 países y pasó un total de 37 días fuera de su país. En total, en estos años como presidente, Obama ha hecho 51 viajes al extranjero y visitado 56 países. El destino que más veces ha pisado es Francia (un total de seis viajes oficiales). A España ha venido sólo una vez. Fue el pasado verano y su visita duró sólo dos días por una emergencia que le obligó a regresar antes de lo previsto. Su mujer, la primera dama Michelle Obama, ha visitado nuestro país en dos ocasiones. La primera, acompañada por su hija Sasha, fue en 2010. Ambas pasaron unos días de descanso en Andalucía visitando Málaga, Marbella e incluso la Alhambra de Granada (pagando el ticket, sin descuentos). En la segunda visita, este verano, vino acompañada por sus dos hijas y su madre para participar en un acto a favor de la educación de las niñas en países pobres. Pasaron tres días en Madrid e incluso tuvieron tiempo para hacer algunas compras y visitar el Museo del Prado.

3- George W. Bush (hijo): La escapada secreta a Irak

 

En sus ocho años como presidente de los Estados Unidos, Bush realizó 48 viajes al extranjero y visitó 72 países, entre ellos España en 2001. Su viaje más especial lo hizo en secreto, para acompañar a las tropas en Irak por el día de Acción de Gracias en 2003. Su padre, George H. W. Bush, había hecho un viaje similar en 1990 para visitar a las tropas norteamericanas en Arabia Saudí. Bush fue el tercer presidente estadounidense en hacer un viaje oficial alrededor del mundo, después de Johnson y Nixon. Fue en 2006 y visitó Rusia, Singapur, Vietnam e Indonesia.

4- George H. W. Bush (padre): ¿Llegará a su sexto salto en paracaídas?

 

De tal palo tal astilla, y Bush padre ocupa la cuarta posición en el ranking de los más viajeros, justo por detrás de su hijo. Durante sus cuatro años como presidente, Bush realizó 26 viajes al extranjero y visitó 40 países, entre ellos España en 1991. El continente al que más viajó fue Europa, con 11 visitas, seguido por Asia (dos veces) y Sudamérica (una vez). Y aunque no ha sido el presidente que más millas ha volado, sí que es uno de los que más disfrutan viendo la tierra desde el cielo. En 1999 Bush celebró su 75 cumpleaños tirándose en paracaídas, y le gustó tanto la experiencia que la ha repetido cada cinco años, en sus 80, 85 y 90 cumpleaños.

5- Ronald Reagan: De viaje por la historia

 

En quinta posición se sitúa Reagan, que en sus ocho años de mandato realizó 25 viajes al extranjero y visitó un total de 26 países, incluyendo España en 1985. Fue uno de los presidentes que dejó más imágenes para el recuerdo, como su intervención en el 40 aniversario del desembarco de Normandía, su apasionado discurso en el muro de Berlín, sus reuniones con Mijaíl Gorbachov o sus paseos a caballo con la Reina Isabel II en el Parque de Windsor. Ronald Reagan cambió radicalmente la forma de viajar de los presidentes estadounidenses. En 1987 pidió que se sustituyesen los Boeign VC-137, y fue entonces cuando nació el Boeign VC-25, que sin embargo no se inauguraría hasta 1990 bajo la presidencia de George H. W. Bush. Desde entonces y mientras vuelan, los presidentes tienen acceso a 372 metros cuadrados de avión con habitaciones con ducha, sala de juntas, equipos de comunicación y combustible ilimitado. Además, junto al avión vuela un aparato de mayores dimensiones que contiene helicópteros y limusinas. Unas capacidades que les permitirían gobernar el país durante varios días desde el aire. 

No te pierdas El próximo vuelo internacional del Air Force One