El pasado jueves fue hallado el cuerpo sin vida de un buceador de 41 años en aguas de Formentera. Se trataba de un turista francés que disfrutaba de las vacaciones junto a su familia y que desapareció durante la tarde del miércoles en Migjorn cuando salió a bucear para encontrar un lugar donde practicar este deporte junto a su familia. En la operación de búsqueda participaron agentes de la Guardia Civil, Bomberos, miembros de Protección Civil y voluntarios. Por otra parte, el martes por la mañana una mujer de Países Bajos de 58 años de edad falleció cuando estaba haciendo submarinismo con botella en aguas de Cala Martina