Les Roches Global Hospitality Education es una de las tres mejores universidades del mundo especializada en Dirección Hotelera y Turismo. Cada año, alrededor de un centenar de empresas buscan talento entre sus graduados, que reciben ofertas para incorporarse al mercado laboral en compañías como Louis Vuitton, Cartier Hilton y Aman, entre otras. “Nosotros formamos directivos para dirigir los hoteles más lujosos del mundo, pero lo primero que enseñamos a nuestros alumnos es la humildad; trabajan y practican en todos y cada uno de los departamentos que después van a dirigir”, asegura Carlos Díez de la Lastra, director general de Les Roches Marbella, en entrevista a Tourinews.

La escuela ofrece oportunidades de transferencia internacional a campus filiales ubicados en Suiza, China, Estados Unidos, y en España, donde se encuentra ubicada en “la Milla de Oro” de Marbella, “en la mayor concentración de hoteles de cinco estrellas de España, un aula de gestión hotelera y turística en vivo, y un referente de diversidad, de hospitalidad de lujo”, subraya Díez de la Lastra, con lo que “el alumno vive su formación imbuido en la realidad”.

La crisis que el sector del turismo está sufriendo con la pandemia —“una crisis que no se gestiona como en otros negocios”—, lejos de ser un hándicap ha servido a la escuela para reforzar la formación en análisis y resolución de problemas. “Nosotros teníamos la oportunidad de que esta experiencia sirviera como un valor positivo. Has vivido el Covid y lo has vivido formándote con nosotros, con lo que te has especializado en gestión de crisis”.
 

Les Roches   Formando directivos

Les Roches Formción de directivos

Pregunta (P): ¿Qué es Les Roches y qué ofrece?

Respuesta (R): Somos una escuela de alta dirección de Hospitality, no de hotelería; mucha gente se confunde porque nuestra especialidad originalmente era formar para dirigir y ser parte de los equipos de dirección de los hoteles de lujo cinco estrellas. Con los años y, sobre todo, en esta última evolución de la Universidad, nos están contratando cada vez más empresas del sector de lujo, como puede ser Louis Vuitton, Cartier, Apple y muchas otras compañías que tienen en su servicio la deferencia al cliente y es ese el valor principal de su negocio.

P: ¿Qué les hace diferentes o únicos?

R: Como habéis introducido, estamos muy orgullosos de ser una de las tres escuelas más reputadas a nivel mundial y eso nos permite ofrecer a los estudiantes la posibilidad de entrar en empresas internacionales cuyas "puertas" son difíciles de abrir, ya que solo las escuelas más punteras en el mundo tienen acceso a los procesos de selección, y nosotros lo conseguimos porque tenemos una base de formación originalmente en Suiza, donde está la sede de la Universidad, que hemos ido enriqueciendo en función de la realidad de los distintos campus que tenemos en el mundo. De las tres mejores escuelas del mundo, somos la única que tiene campus internacional en Suiza, España y China, con lo cual el estudiante va a encontrar un entorno internacional. Además, nosotros atraemos talento de todo el mundo, en los campus ahora mismo están entre 80 y 180 nacionalidades, lo que es una maravilla pues se convierten en pequeñas versiones de Naciones Unidas. A eso se suma que profesionales y antiguos directivos del sector son los encargados de la formación y de dar clases, y que ofrecemos un modelo formativo con una trayectoria muy pragmático. Es decir, nuestro lema es que "Formamos directivos para dirigir los hoteles más lujosos del mundo, pero lo primero que les enseñamos es humildad, que trabajen y practiquen en todas las labores y departamentos que después van a dirigir", con lo cual es una formación de realidad del día a día.

P: En China se encuentran en Shanghái, si no me equivoco.

R: Así es. Tenemos la escuela en Shanghái.

P: ¿Cómo crece una estructura universitaria como Les Roches para llegar a China?

R: Casi fue una necesidad estratégica. Nacimos hace 65 años en Suiza, la cuna de la formación hotelera y Hospitality internacional, pero es verdad que la realidad del turismo, del día a día, se estaba produciendo más en países referentes como España o Francia, y claro, el siguiente paso estratégico fue relanzar nuestra escuela en España —un país donde se estaba produciendo el mayor boom turístico mundial—, y más concretamente Marbella, un referente a nivel mundial en servicios de resort y de lujo en turismo. Así, ya teníamos una base en el origen de la reputación mundial de la formación de Hospitality (Suiza), una segunda base en la realidad del turismo (España) y nos faltaba el tercer paso, el futuro en el crecimiento: si hay un país que está batiendo todas las barreras de números ese es China.
 

Les Roches   Shangai   China

Les Roches Shangai China

P: Además, en España no han elegido cualquier lugar. Como bien comenta están en Marbella, ese alfiler que sale en el mapa de exquisitez y lujo muy exclusivo.

R: En España tenemos dos o tres localizaciones que podrían ser muy importantes a nivel turístico internacional, pero la particularidad que tiene Marbella es que, además de la potencia turística que tiene, cuenta con la mayor concentración de hoteles de cinco estrellas de España. A parte de eso, es un referente de diversidad, de hospitalidad y de lujo, tenemos uno de los circuitos de lujo de más alto coste a nivel internacional. Es mucha diversidad que hace que el alumno viva su formación en nuestro entorno imbuido en la realidad.

P: ¿Cómo ha afectado la pandemia a la formación? ¿Parón, adaptación o transformación?

R: Un poco de las tres. Lo has definido perfectamente, han sido los tres pasos en uno. El parón fue un shock que nadie esperaba, nadie estaba preparado para el nivel de esfuerzo que supuso; la adaptación vino rápida y ahí reaccionó bien todo el sector educativo en general en España e incluso internacional; y ahora estamos en la transformación, porque estamos viendo que esto es un poco más largo que lo que se creía en principio y estamos extrayendo aprendizajes que nos sirven para enriquecer la propuesta que estamos ofreciendo a los estudiantes, y en eso estamos.

P: El contenido de sus programas, ¿en qué medida ha tenido que adaptarse?

R: Siguiendo las fases que has mencionado, en el parón poco salvo en temas de logística y de seguridad, que fueron inmediatas. En la adaptación ya empezamos formación online, para nosotros fue muy importante lanzar a los alumnos los programas que enriquecimos con píldoras formativas relacionadas con la gestión de crisis. Nosotros formamos directivos para el sector de lujo hotelero, en esos negocios los clientes son muy exigentes y una crisis no se gestiona como en otros negocios. Nosotros teníamos la oportunidad de que esta experiencia, un poco traumática para el alumno, sirviera como un valor positivo. “Has vivido el Covid y lo has vivido formándote con nosotros, y gracias a ello, también has aprendido a ser un especialista en la gestión de crisis”.

P: Lo han vivido como un escenario real.

R: Eso es. Nosotros tenemos esa filosofía de vamos a enseñar con la realidad, y vimos la oportunidad. La sensibilidad del estudiante a ese tema  es altísima y no hay nada mejor para imprimir el aprendizaje en el alumno que esa sensibilización. Aprovechando esa situación impartimos unos cursos maravillosos con el apoyo de nuestra red de universidades a nivel mundial. Cogimos a profesores, profesionales en activo especialistas en crisis, con lo cual los alumnos ganaron una formación en cursos gratuitos que les han hecho más expertos para crisis a futuro.

P: ¿Ven la formación como una herramienta para sobrevivir en este tiempo de cambio o como una oportunidad?

R: La vemos como una oportunidad para salir de la situación antes que los demás. Lo primero que va a pasar es que la recuperación va a venir, eso lo sabemos todos, la fecha es en lo que nadie se pone de acuerdo —parece que un poquito más tarde de lo que se esperaba—. Un denominador común que todo el sector del turismo empieza a percibir es que la recuperación va a ser rápida y fuerte, porque el sector es fuerte y el turismo estaba en una senda positiva; y cuando llegue, muchos proyectos habrán caído, pero muchos otros que se mantendrán en activo van a reenfocarse al sector de lujo y buscar profesionales, las plantillas se van a actualizar. Ese dinamismo del mercado, que está por llegar cuando salgamos del Covid, va a requerir de nuevos profesionales de nivel que se hayan formado en sitios con un nivel que lo garantice.

P: ¿Quién se dirige a ustedes? ¿El estudiante, el profesional, el departamento de Recursos Humanos o las empresas?

R: Todos, depende de para qué. El estudiante profesional de Grado, son universitarios que quieren hacer la carrera con nosotros; los de posgrado, la mayoría de ellos profesionales y un porcentaje que son licenciados, quieren tener un valor extra para ir al mercado profesional; también hay muchos que son profesionales que se han formado en otro sitio o en otras disciplinas que han empezado en el sector de Hospitality y en un momento de su carrera se han dado cuenta de que no pueden abrir ciertas puertas  sin una formación, currículum o apoyo, y en ese caso, vienen a nosotros para tener ese extra que necesitan. Después, los departamentos de Recursos humanos de las empresas están constantemente en el campus: tenemos unas 70 visitas de las mejores compañías multinacionales, de las primeras marcas del mundo que vienen a aquí. Un dato curioso es que hace seis años el perfil del visitante era más de directores de Recursos Humanos, pero estamos viendo que el caballo de batalla por el talento de calidad es tan alto que están llegando los vicepresidentes, el otro día estuvieron los vicepresidentes de Four Seasons y de Marriott.Ya están llegando los primeros espadas para involucrarse personalmente en el proceso de selección del talento.

P: Antes comentaba que la fecha de arranque es aún incierta, ¿es un buen momento para reciclarse, formarse y visualizar el día después?

R: Todo depende de la situación en la que estén. En los hoteles incluso están aprovechando para hacer reformas cuando no vienen clientes, pero hay que tener visión y los recursos. A nivel personal pasa lo mismo, es un momento perfecto para formarse porque hay poca actividad laboral y siempre hay que dar un paso adelante, ya estés trabajando o formándote. Es fácil decirlo, pero hay que ver si la gente está en condiciones y tiene recursos para hacerlo. Al final, esto es una inversión, cuando te formas, haces una inversión en ti mismo, haces un esfuerzo pero va a tener un retorno, vas a tener más ventaja para mejorar tu posición laboral de por vida.