Pese a los avances que se han realizado respecto al turismo espacial desde que en 2009 el magnate Richard Branson anunciase su proyecto de vuelos espaciales, aún no se ha comercializado ninguno. El accidente que protagonizó en noviembre de 2014 el SpaceShip Two del grupo Virgin Galactic ha sido uno de los principales motivos por los que este proyecto ha quedado paralizado. Según los expertos del sector, este incidente en el que falleció el piloto y resultó herido el copiloto, fue un ejemplo de que la tecnología aún no está lo suficientemente desarrollada para que el turismo espacial funcione con garantías. Es el mismo caso de la compañía española Zero2infinity de José Mariano López-Urdiales, que  trabaja en un globo capaz de volar a 36 km de altura entre Andalucía y Canarias y cuyo desarrollo está muy retrasado respecto a los planes inicialmente previstos ya que la tecnología no está suficientemente madura y trabajar en mejorarla es muy caro