La industria de viajes está en continuo crecimiento, esto es algo que no es ignorado por los principales inversores del mundo, por ello, la mayoría de ellos están encontrando en el sector hotelero la oportunidad de obtener buenos rendimientos.

Es el caso de los inversores chinos que  de enero a noviembre de 2016 invirtieron 8.700 millones de euros en hoteles de todo el mundo, una cantidad que dobla las cifras del mismo período del año anterior, según el informe 'Global Hospitality Insights' de la consultora EY.

De hecho, las previsiones indican que se producirá un récord de inversión fuera de su país durante 2016, especialmente motivado por la limitada rentabilidad del sector hotelero chino o las devaluaciones del yuan. Las grandes ciudades con gran tráfico de pasajeros, como Manhattan, Londres, San Francisco y Chicago, son su principal objetivo.

No obstante, el gobierno asiático quiere limitar esta salida de capitales con medidas que aún se desconocen pero que podrían tener un impacto significativo en muchos destinos españoles que llaman la atención de las firmas de capital chinas.