Entre las numerosas víctimas del coronavirus figuran los museos. Sus principales fuentes de ingresos: la venta de entradas, de catálogos de las exposiciones, de almuerzos y refrescos en sus restaurantes y cafeterías, han disminuido drásticamente tras el cierre y posteriormente la reapertura con limitaciones de público.

Los museos tienen una alta dependencia del turismo: en los principales hasta un setenta por ciento de los visitantes son turistas  y a su vez ejercen una fuerte atracción para el turismo.

El año terminará con datos preocupantes, e incluso en el 2021, no esperan superar el cincuenta por ciento de las cifras de 2019. La dependencia de subvenciones, patrocinios y otros recursos ajenos al negocio, será cada día más importante.

Algunos museos, especialmente en Estados Unidos, se apresuran a vender obras tras hacer una interpretación laxa de las normas. Cuenta The Economist que la Asociación Americana de Directores de Museos –AAMD de sus siglas en inglés- siempre ha pedido que, lo que se pudiera obtener con las ventas se dedicara exclusivamente a nuevas adquisiciones y no para compensar menores ventas de entradas. Pero en abril se han dado una moratoria de un año para permitir que esos fondos se usen “para el directo mantenimiento de la colección “. Como consecuencia varios museos americanos han sacado obras a subasta con la consiguiente polémica.

En España, los museos solo son propietarios de una pequeña parte de las colecciones que, en general, pertenecen al Estado o a otras entidades públicas y no tienen capacidad legal para vender las obras de sus colecciones.

Incluso a los más exitosos les esperan un par de años difíciles, como es el caso de los gestionados por la Fundación Gala-Salvador Dalí: el Museo Dalí en Figueres, el Castillo Gala Dalí en Púbol y la casa del pintor en Port Lligat, que en conjunto recibieron el pasado año un millón y medio de visitas, la inmensa mayoría al Teatro Museo de Figueres. En el momento del cierre, en marzo, contaban con una tesorería de más de 6 millones de euros que les permite mantenerse sin ayudas hasta mediados del año que viene, por supuesto con un buen ajuste de los gastos. Hasta este momento era la única entidad museística que se autofinanciaba.

La Fundación es una entidad cultura privada, según su propia definición, fundada por el propio pintor en 1983 con el objeto de promocionar y defender la obra de Dalí.
 

Museo Dalí   Figueras

Museo Dalí - Figueras - Girona - Cataluiña - España

A su muerte, el pintor dejó como heredero universal al Estado Español que es el propietario del Castillo y de la casa de Port Lligat, así como 227 obras cedidas temporalmente. El Ministro de Cultura Jorge Semprún negoció la cesión a Cataluña de una serie de obras cuya mayor parte se dedicó al Museo de Figueres, mientras que otras fueron cedidas al Museo Reina Sofía de  Madrid. Con los beneficios, del orden de cuatro millones en cada uno de los últimos años, la Fundación ha ido adquiriendo obras del artista; en total más de trescientas.

Además de la venta de entradas y de las ventas en tienda y cafetería, la Fundación obtiene ingresos por las grandes exposiciones internacionales y la cesión de derechos de reproducción. Su potencia económica le ha permitido perseguir activamente cualquier tipo de falsificación de la obra del pintor de Cadaqués con resultados  notables que la han convertido  en una organización de referencia en ese campo.

Se calcula que más del 10% de los 95.000 museos existentes en el mundo no llegarán al año 21. Y entre los que si sobrevivirán la mayoría tendrá que hacer un  esfuerzo de adaptación a circunstancias nuevas.

Uno de los temas centrales de la redefinición de los Museos es  su relación con el turismo. La prevención de los turistas respecto a los lugares cerrados va a dificultar la posibilidad de alcanzar las cifras de visitantes de años anteriores. Como es natural los principales Museos se encuentran en las grandes ciudades que van a tardar en recuperarse de la caída del turismo.

Los museos tendrán que establecer nuevas formas de relación con los públicos locales y solicitar mejoras en las leyes de Mecenazgo. Las grandes exposiciones temporales serán más difíciles por mayores exigencias en los contratos de préstamo y los seguros por lo que todos los  que puedan intentaran poner en vigor la riqueza de sus propias  colecciones.

Los museos dedicados a un solo pintor, y los hay importantes como el Picasso en París o el Andy Warhol en Pittsburgh tendrán que esforzarse en organizar más cursos y seminarios sobre cualquier aspecto de la obra y la vida de su artista,

Por supuesto todos los directores de museos se devanan los sesos sobre cómo explotar digitalmente las colecciones. Hay muchas visitas virtuales, pero muy pocos museos obtienen importantes ingresos de esas visitas. Es una situación similar a la de la prensa hace diez años  con el resultado de que  solo  los grandes Museos lograrán ingresos digitales importantes y tras haber tenido que realizar fuertes inversiones en el Museo Virtual en el que imagen y texto ensalcen las grandes obras de las grandes colecciones.

Y es que en el mundo del turismo cultural "Winner takes all” –El ganador se lo lleva todo-.

Muchos museos que sobrevivían gracias a las visitas de los turistas, en ciudades medianas, no podrán subsistir sin permanentes ayudas institucionales.