La mitad de los viajeros consumidores de nuevas tecnologías practican hoy un turismo más sostenible. Ésta es la principal conclusión que se desprende del estudio de Cognodata, firma consultora especializa en Customer Strategy. Según los datos del estudio, los turistas 3.0 están más concienciados con el medio ambiente y a la hora de buscar un establecimiento o un destino tienen mucho más en cuenta la sostenibilidad del establecimiento en el que esperan alojarse, o el respeto al medio ambiente de la zona que visitarán. Este tipo de viajeros prefieren un destino que favorezca la conservación del planeta y muestran un interés por los viajes relacionados con la naturaleza, la cultura y la población local de la zona.

Los turistas 3.0 

Se distingue con el término 3.0 a los turistas que responden a un perfil colaborativo que se informa mediante las redes sociales y se interesa por los comentarios de otros usuarios en la red. Hablamos de un turista para el que priman las experiencias viajeras, y que tiene un gran compromiso con la responsabilidad social. Además, se trata de un perfil que no se conforma con el viaje preestablecido sino que busca alternativas que, en la mayoría de los casos, comparte a través de su móvil. Según el estudio de Cognodata, el 35,7% de los turistas que responden a este tipo de perfil se han alojado en establecimientos sostenibles en el último año.

El medio ambiente, la nueva apuesta del sector turístico

¿Qué es el turismo sostenible? Se entiende por turismo sostenible el equilibrio entre los aspectos ambientales, económicos y socioculturales del desarrollo turístico. En los últimos años, la conciencia colectiva sobre medio ambiente y la responsabilidad social de las empresas han empezado a despuntar como objetivos de compañías de ámbitos muy diversos. El turismo no iba a ser menos. El respeto al medio ambiente en cualquier actividad turística es un valor añadido al producto que el sector turístico debe potenciar en su estrategia comercial. Para ello, las compañías del sector deben ser conscientes de su responsabilidad y fomentar el uso óptimo de los recursos ambientales, potenciar el respeto de la autenticidad sociocultural de los destinos turísticos y asegurar unas actividades económicas que reporten a todos los agentes beneficios socioeconómicos bien distribuidos en los países destino.