Si finalmente el temido Brexit se ejecuta sin acuerdo, el sector turístico español sería el peor parado de Europa en 2020, ya que perdería un 7% de visitantes británicos, según detalla la Comisión Europea de Viajes (ETC) en un informe.

Tal y como informa noudiari.es, si al divorcio entre Reino Unido y la Unión Europea se suma la quiebra del gigante turístico Thomas Cook, la pérdida de turistas británicos ascendería a un 8% en 2021, lo que son 1,3 millones de visitantes menos.

Las comunidades más afectadas por esta situación serían Baleares y Canarias, las más dependientes de la touroperación. El estudio de la ETC pone de relieve, en este punto, la recuperación de destinos competidores como Turquía, Egipto, Túnez o Marruecos, que han resurgido de sus cenizas registrando datos similares a los de su época dorada.

El informe repara especialmente en el caso de Turquía, donde la llegada de turistas se ha incrementado un 15%. De esta manera, de acuerdo con el estudio, se ha convertido en un “gran rival” para España, “gracias a su capacidad alojativa y a una amplia oferta de todo incluido que atrae a muchas familias europeas”.

España, por su parte, es uno de los países europeos que menos ha crecido este año, en lo que a llegadas de turistas internacionales se refiere. Concretamente, ocupa el puesto número 26 de un total de 34, con un incremento en las llegadas de visitantes extranjeros del 1,3%. Este listado lo lideran Montenegro (+18,1%); Turquía (+14,7%); Luxemburgo (+10,1%), Lituania (+9,3%); y Eslovaquia (+9%).

Por último, el estudio concluye que la duplicación de las llegadas de turistas de largo radio dispararía los ingresos anuales por turismo en 20.000 millones de euros, pasando así de 90.000 millones a 110.000, sin incurrir en la masificación turística.