A principios de mayo tuvo lugar en el hotel Room Mate Larios una singular feria de arte, Art&Breakfast, cuya pretensión era la de incentivar el coleccionismo joven. La exposición giraba en torno a la idea de que las obras de arte pasaran, por un precio razonable, de la habitación de hotel directamente a la habitación del visitante. Numerosos artistas jóvenes -en algunso casos creadores contrastados- exponían sus obras en diferentes habitaciones del establecimiento. Así el visitante podía encontrarse con  una exposición de David Burbano y Sara Sarabia en la 214, obras de Javier Calleja en la 215 o una exposición en la 310 de alumnos de la Facultad de Bellas Artes. Además, los precios estaban ajustados para animar a los visitantes al coleccionismo de arte: obras de Javier Calleja valoradas en 450 euros se vendían por 160 euros enmarcadas y 130 sin enmarcar. Otro de los atractivos de Art&Breakfast era la presencia de los artistas, que explicaban a los asistentes la obra expuesta