Los manteros de Barcelona denuncian competencia desleal que está provocando una caída en los precios de los productos que ofrecen estos vendedores. La guerra de precios se está produciendo por el incremento en el número de vendedores ilegales ambulantes ante la permisividad de la policía de la ciudad. El portavoz de la asociación de vendedores ilegales 'Tras la manta' Aziz afirmaba: "Cuando eramos pocos, se vendía más, pero no nos dejaban desplegar las mantas. Ahora que nos dejan, son tantos que la ley de la oferta y la demanda hace que tengamos que bajar precios". De hecho, la mayoría de los manteros de Barcelona se ubican en el área portuaria, siendo su principal cliente los viajeros que llegan en los grandes cruceros. Sin embargo,ni siquiera el gran número de cruceristas que llega a la Ciudad Condal habitualmente ha ayudado a levantar los precios. Aziz señala que muchos de los 300 manteros que operan llegan de la periferia animados por el amparo del Ayuntamiento de Barcelona