Para algunos de los grandes hoteleros de nuestro país, 2021 será el año de las concentraciones hoteleras, es decir, la crisis provocada por la pandemia llevará a los establecimientos independientes buscar integrarse en las grandes marcas por su fortaleza económica. Las cadenas coinciden en que la recuperación llegará el próximo año, pero de manera muy paulatina, lo que fomentará dicha aglutinación.

Para Gabriel Escarrer, consejero delegado y vicepresidente del grupo Meliá Hotels International, “el punto de inflexión se producirá en Semana Santa y junio de 2021”. Escarrer considera que de no ser capaces de “especializarse y diferenciarse los pequeños hoteles se verán obligados a atracar en los puertos seguros que son las grandes cadenas”, buscando, además de una solidez económica, la capacidad de distribución y digitalización y una cartera de clientes fidelizados.

La digitalización es, precisamente, en lo que el grupo Meliá se ha centrado durante esta pandemia. Según recoge el diario económico Invertia, durante el año pasado, melia.com concentró el 37% de las ventas de la cadena, este año se sitúa por encima del 60%.

José Ángel Preciados, consejero delegado de Ilunion Hotels, la cadena de hoteles completamente accesibles, coincide en que el inicio de la recuperación llegará el próximo año y en la teoría de la concentración bajo el paraguas de las grandes marcas. Preciados recuerda, además, que los fondos también se encuentran al acecho.