La Comisión Europea (CE) cierra las investigaciones contra España por los 9 millones de euros que la Comunidad Valenciana iba a proporcionar a la línea aérea Air Nostrum para la renovación de su flota. Sin embargo, debido al coronavirus y el estancamiento de los viajes, la aerolínea ha realizado una revisión de su plan de inversiones y ha decidido no renovar sus aviones, renunciando a la ayuda,  por lo que Bruselas ha cerrado el caso.

Bruselas abrió el expediente en octubre de 2019 porque quería investigar si esta financiación a la compañía aérea era ilegal, ya que la CE no estaba muy convencida sobre los argumentos que había esgrimido España de que estas ayudas entraban dentro de las normas de la Unión Europea, que permite a los gobiernos concederlas si tienen un impacto positivo en el medioambiente. Air Nostrum quería adquirir 10 aviones Bombardier CRJ-1000, en teoría, más eficientes en consumo de combustible.

Finalmente, al no haberse desembolsado los fondos, la Comisión Europea ha decidido cerrar la investigación, tal y como recoge en Valencia Plaza.

Fundada en 1994, Air Nostrum es una aerolínea regional que opera para el Grupo Iberia. Cuenta con cerca de 1.450 empleados y su matriz es el grupo Inversión en Líneas Aéreas Internacionales (ILAI). Los accionistas de ILAI, entre los que se encuentra el propio Bertomeu, son socios también de las aerolíneas que forman parte del entramado empresarial: Air Nostrum, en España; Medops, en Malta; Hibernian, en Irlanda; Flyest, en Argentina; Paranair, en Paraguay.