El Partido Ibérico Iber en España y el Movimento Partido Ibérico (MPI) en Portugal celebraron el 1 de octubre una 'Cumbre de Lisboa' donde se planteó la creación de una Comunidad Ibérica de Naciones formada por España, Portugal y Andorra como herramienta para superar la crisis y convertirse en potencia mundial. Según los promotores, que podrían presentarse a las Europeas en 2019: “Planteamos una unión de intereses comunes, no una fusión de los dos estados”. Paulo Gonçalves, fundador del MPI ha declarado que: Cada país tiene sus cuestiones propias, pero la mayoría de asuntos nos afectan por igual a ambos. La política marítima es un ejemplo clarísimo. Portugal y España conforman la mitad del Atlántico Norte, y sin embargo no nos unimos para proteger nuestros intereses. O nuestra relación con el Banco Central Europeo: sus políticas suelen afectarnos de igual forma, pero al no hacer frente común perdemos mucha influencia, lo que nos suele llevar a decisiones desastrosas para nuestras economías. Nosotros proponemos la creación de un Banco Central Ibérico que reformule las competencias, fiscalice a los organismos financieros y estudie, entre otras cosas, si nos interesa seguir dentro del euro. Tener este músculo bancario nos daría mucho más peso a la hora de negociar". Según el último Barómetro de Opinión Hispano-Luso, publicado en 2011 también por el Real Instituto Elcano, un 39,8% de españoles y un 46,1% de portugueses estaban de acuerdo con la creación de una Federación de Estados