La presencia de los jefes suele generar cierta presión, casi siempre por el hecho de sentirse observado, de querer mostrar lo mejor de uno mismo y, por encima de todo, evitar meter la pata.

Justamente eso le ocurrió a la tripulante de cabina Maddie Peters en un vuelo de American Airlines, compañía para la que trabaja, que conectaba Phoenix (Arizona) con Dallas (Texas) el pasado domingo 7 de abril. Uno de los pasajeros del vuelo era, precisamente, Doug Parker, presidente y CEO de la aerolínea.

Al parecer, a la tripulación le había advertido de que Parker viajaría a bordo. “Sabíamos que iba a estar a bordo y tenía que dar lo mejor de mí”, confesó Peters, de 28 años. Pero la suerte no estuvo de su lado.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Story time y’all! Incase you missed it. The other day I was working a flight to Dallas. I had our CEO (Doug Parker) on my flight. I was serving drinks during boarding to the first class cabin. I had a full tray with drinks on it, when the passenger in front of me stops in the aisle and backs up. He bumps into the tray and the drinks go flying. Guys I have worked for American Airlines for 4 years, and not once have I ever spilt a drink on a passenger. Guess who they land on. Half of them went all over me, the other half in Doug’s lap. I WAS MORTIFIED. I wanted to drop dead right there in the aisle. (Like am I still employed?!) I’m still slightly traumatized/embarrassed. Luckily he was super cool, and a good sport about it. He later came back and we chatted for a little, and joked about it the rest of the flight. When he was getting off the plane he told me he’d never forget me.... guess that’s a good thing right? Most people never even meet their CEO let alone shower them with beverages. But it’s too good of a story not to tell. Accidents happen. 🤷🏼‍♀️ OOPS

Una publicación compartida de Flight attendant ✈️ (@maddieryanee) el

 

Cuando la joven se disponía a ofrecer las bebidas a los pasajeros de primera clase, la persona que estaba delante de ella en el pasillo dio un paso atrás, ocasionando que la bandeja que sostenía saliera disparada. Las bebidas, finalmente, cayeron sobre el CEO de la aerolínea.  

No obstante, Doug Parker se lo tomó con humor. Decidió acudir a la galley o ‘cocina’ de la aeronave para tranquilizar a Peters. “¿Estoy despedida?”, le preguntó la joven, “por supuesto que no”, contestó él. El mal trago finalmente se convirtió en una anécdota más para el historial de Peters.

American Airlines Airbus A321 231 (N147AA) Miami International Airport

American Airlines | Foto: Venkat Mangudi CC BY 2.0

La joven ha visitado 32 países en los cuatro años que lleva con la compañía. “Cuando bajaba del avión (Parker) me dijo que nunca me olvidaría. Supongo que eso es algo bueno, ¿no?”, reflexionó la tripulante.