La Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo elabora cada año un Informe Nacional de Ahogamientos. Ante la incidencia de sucesos relacionados con la falta de prevención, la organización ha iniciado una campaña de concienciación denominada #StopAhogados en la que pide a las autoridades la creación de un pacto por la seguridad acuática. Está claro que los efectivos de salvamento son imprescindibles en las playas turísticas para garantizar el bienestar de los miles de visitantes que se trasladan cada año hasta España para disfrutar de sus vacaciones, pero en múltiples ocasiones sus servicios no son suficientes. ¿Cuál es el problema? En 2016, 376 de los 437 ahogamientos (86%) se produjeron por falta de personal en las inmediaciones, pero 61 ocurrieron a pesar de existir vigilancia. Se necesitan más efectivos, pero también una solución que garantice los salvamentos en el 100% de los casos. 

La tecnología, una aliada 

Un dron diseñado por un centro de investigación iraní puede ser enviado desde la orilla o desde un barco al lugar del incidente en apenas unos segundos. El dispositivo, que puede portar hasta tres salvavidas, cuenta con una cámara térmica capaz de detectar a personas en la oscuridad. Su valor radica en que además de ser una solución potencial para reducir los fallecimientos de bañistas en las playas, contribuye a la seguridad de los propios socorristas.

Drone

Dron Socorrista

En España ya se han utilizado 

En 2015 un proyecto de la empresa TCD financiado por Vodafone, que fue pionero en España, incluyó drones en los servicios de rescate de cinco playas: Cabopino (Marbella), Ribadesella (Asturias), Isla (Cantabria), Cartagena (Murcia) y Benalmádena (Málaga). Estos vehículos voladores tienen características similares al iraní y sirvieron como primera opción de auxilio a las víctimas antes de la llegada de la lancha de salvamento o el socorrista. 

Dron socorrista en España

Socorrista manejando el dron de Vodafone

Casos de éxito 

Ya en 2016, fuera de programas pilotos, se comenzaron a utilizar estas naves en diferentes regiones de España. 

  • Torrevieja, Alicante 

El año pasado el Ayuntamiento de Torrevieja lanzó el servicio Salvadrón que cuenta con dos unidades que sobrevuelan el litoral del municipio. Estos dispositivos cuentan con cámaras para visualizar el entorno, luces y megafonía para comunicarse con las personas en peligro. 

  • Cunit, en Tarragona 

El dron de la costa turística de Cunit fue puesto en funcionamiento por una iniciativa conjunta de la Policía Local y Protección Civil. La aeronave además de servir para rescatar a personas en peligro también se utiliza como herramienta de prevención pues sobrevuela la playa tres veces al día para analizar el estado del mar y el comportamiento de los bañistas. 

¿Cuáles son los pros y los contras de esta tecnología?

Pros 

  • Su rapidez: Los vehículos voladores son capaces de llegar hasta la víctima desde la orilla o desde una embarcación en segundos por lo que da un margen de tiempo a los rescatistas que suelen llegar en un tiempo aproximado de uno a dos minutos. 
  • Trabaja en la oscuridad: Los drones que tienen implementadas cámaras térmicas pueden detectar personas en condiciones de baja visibilidad por lo que amplían las probabilidades de éxito en las búsquedas nocturnas. 

Contras 

  • Mayor inversión: los costes de este tipo de aparatos requieren de una mayor inversión inicial además de una partida destinada a su mantenimiento. 
  • Especialización: Para manejar los vehículos voladores se requiere de técnicos especializados que sepan pilotarlos, por lo que los socorristas deberán recurrir a cursos de formación. 
  • Climatología: Los drones no pueden operar en condiciones meteorológicas extremas de viento y lluvia, así que muchos días no cubrirían las necesidades de supervisión en algunas playas. 

 

La seguridad ante todo 

Los drones son el complemento perfecto para los servicios de seguridad de las playas turísticas de España. Cuando el objetivo es reducir la tasa de mortalidad, la cuantiosa inversión inicial para comprar este tipo de dispositivos no es un argumento válido para rechazarlos. Al fin y al cabo, si la seguridad del turista es la clave para que el flujo de viajeros no cese y nuestras playas son uno de nuestros principales atractivos, ofrecer un servicio infalible es garantía de éxito y prosperidad. 

El socorrismo también avanza de la mano de los avances tecnológicos. Los equipos de salvamento humanos no desaparecerán, pero sí se perfeccionarán con el fin de rebajar los ahogamientos en las costas españolas.