RIU Hotels & Resorts ha presentado recientemente sus resultados de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de 2021, tanto en el área de sostenibilidad, de la mano de Lola Trián Riu, responsable de Sostenibilidad, como de la inversión social, de la mano de Catalina Alemany, directora de RSC. No obstante, un mensaje que se ha querido lanzar desde la hotelera es que la RSC es una materia transversal que afecta a los 28.000 trabajadores que componen la empresa, desde directivos a camareros, y prueba de ello es que ambas estuvieron respaldadas en toda la presentación por la propia Carmen Riu, consejera delegada de la cadena.

La CEO de la compañía, con sede en Mallorca y que cuenta con un centenar de establecimientos hoteleros, tomó la palabra para aseverar que el parón de la pandemia les ha dado más tranquilidad para tener una visión más general y “analizar desde arriba todo y no desde el día a día”. Fruto de ese período de reflexión, han nacido nuevos enfoques con los que pretenden hacer una auténtica revolución en materia de RSC.
 

Carmen Riu, consejera delegada   Catalina Alemany, directora de RSC   Lola Trián Riu, responsable de Sostenibilidad de Riu Hotels & Resorts

Carmen Riu, consejera delegada Catalina Alemany, directora de RSC Lola Trián Riu, responsable de Sostenibilidad de Riu Hotels & Resorts

“La RSC tiene que estar en toda la empresa”

“Nos hemos dado cuenta de que creamos hace años un departamento de RSC y la verdad es que no tiene ningún sentido. La RSC tiene que estar en toda la empresa. La tienen que tener desde los señores que están diseñando el hotel hasta el que compra, las personas que se encargan de la energía, pero también la camarera de pisos que, cuando está tirando la basura, tiene que saber cómo la distribuye, por ejemplo. Es un tema que nos afecta absolutamente a todos y quizás hemos dado la imagen de que era responsabilidad del departamento, pero es responsabilidad de todos”, subrayó Carmen Riu, quien admitió que también su hermano Luis y ella, que codirigen la empresa, deben incluirse.

Una revolución paulatina

La consejera delegada desveló que, originalmente, se planteaba realizar una revolución en materia de RSC, haciendo referencia a emular la “revolución sanitaria” que hizo la cadena a finales de los años 80. Por aquel entonces, un brote de legionela en un hotel recién adquirido en Lanzarote llevó a su padre a implantar unos protocolos sanitarios que “ahora están clarísimos y los tenemos todos en el ADN”.

Sin embargo, desveló que han desechado esa opción en materia de RSC. “En aquella época teníamos 20 hoteles en España, hoy tenemos prácticamente 100 en todo el mundo, con culturas totalmente distintas, de un sitio a otro”, confesó y reveló que mientras en Europa, Estados Unidos o México se tiene clara la responsabilidad social corporativa, hay destinos como Senegal, Zanzíbar (Tanzania) o Mauricio donde “hablar de RSC es empezar de cero”.

“A partir del 2022, hemos de conseguir que el RSC esté en el ADN de la empresa, pero que se va a ir consiguiendo en algunos sitios muy rápido y en otros va a ser muy lento. Es decir, vamos a tener que ir implantando paulatinamente en algunos países para que lo vayan conociendo y asumiendo mucho más despacio. En Europa, México o Norteamérica tenemos que hacer una especie de revolución que tiene que abarcar a toda la compañía”, indicó.
 

Vista general de los medios asistentes a la presentación

Vista general de los medios asistentes a la presentación

Primará la protección a la infancia

Pese a que se puede calificar a los años 2020 y 2021 como de relativo parón en los que se han tenido que concentrar en la seguridad y salud de clientes, empleados y proveedores, Riu sí que ha destacado algunos hitos como el acuerdo alcanzado con UITA para la implantación de protocolos contra el acoso sexual en el trabajo.

También ha subrayado que han mantenido su apoyo a acciones sociales en los destinos en los que opera la hotelera. “No nos hemos dejado a nadie por el camino”, aseguró. Eso sí, tal y como anunció Catalina Alemany, la compañía está empezando a cambiar la forma en la que calcula qué impacto tienen sus proyectos. “No queremos que sea un tema de dar un dinero, sino de ver que este dinero tiene un resultado en las colectividades. Hemos de ver resultados de impacto y esto lo vamos a ir incorporando poco a poco. Empezamos en 2021 y vamos a seguir en 2022”, recalcó Carmen Riu.

De igual manera, explicó que, aunque también prestarán ayuda en otros temas sociales, quieren centrar sus apoyos en la protección de la infancia en todos sus aspectos: “Antes era sanitario, ahora queremos dedicarlo en educación y desarrollo, que estén más preparados y ayuden al desarrollo de su zona”.

Carmen Riu, consejera delegada Riu Hotels & Resorts

Objetivos ambiciosos

Finalmente, admitió que también van a hacer los deberes en materia de sostenibilidad y que empezarán a fijarse objetivos de la mano del ‘Plan Target 23-25’. “Nosotros, en cuanto a medidas de sostenibilidad, nos dedicábamos a ir mejorando —por ejemplo, colocar placas solares—, sin embargo, no nos fijábamos ningún objetivo. Lo que hemos de preparar son objetivos del 23, 24 y 25. No me sirve solo hablar de que hemos reducido la energía, no, no. Vamos a reducirla, en consumo de energías fósiles, vamos a fijar cantidades y vamos a tener que esforzarnos, porque no van a ser objetivos bajos”, arguyó y avisó de que será el año que viene cuando puedan aportar cifras concretas.