Durante la última temporada alta el número de denuncias de turistas de Reino Unido contra hoteles y touroperadores de la isla se ha incrementado considerablemente. Pese a que se podría pensar que se debe al incremento de visitantes británicos, la Federación Hotelera de Mallorca (FEHM) sostiene que se trata de una campaña fraudulenta de despachos de abogados británicos que potencian denuncias falsas contra los establecimientos de Baleares para hacer negocio. Según indica Inmaculada Benito, presidente de la Federación, existe una red jurídico-comercial que insta a los turistas a denunciar falsamente intoxicaciones alimentarias contraídas en los hoteles de régimen todo incluido. La asociación critica esta campaña e insta a tomar medidas puesto que se "puede perjudicar seriamente la imagen de Baleares y España". Benito ha manifestado que la erradicación de este fenómeno debe partir de un trabajo conjunto entre los gobiernos de España y Reino Unido. A parte de la FEHM también han denunciado esta situación la patronal hotelera de Benidorm (Hosbec) y la de Tenerife, La Palma, La Gomera y Hierro (Ashotel)