Pese a que la vacunación sigue avanzando en Alemania (el 28,04% de la población ya ha recibido al menos una dosis), tendrán que pasar otro año más sin su Oktoberfest.

La afamada fiesta de la cerveza atraía cada año a más de 6 millones de visitantes —el 30% de ellos extranjeros—.  En este 2021, su celebración estaba prevista entre el 18 de septiembre al 3 de octubre de 2021.

El primer ministro del Estado de Baviera, Markus Söder, y el alcalde de Múnich, Dieter Reiter, han explicado que la celebración de un festival de estas características garantizando que se cumpla con las medidas sanitarias, como el uso de mascarilla o la distancia de seguridad, “no es realista”, informa FVW.

Argumentan, además, que el Oktoberfest “es una de las cartas de presentación más grande, si no la que más” de Baviera en el mundo y no quieren que se dañe su imagen internacional. Asimismo, aclaran que mantener la esperanza ahora para cancelar posteriormente podría ser mucho peor y causar un gran daño económico. Su cancelación también supone una fuerte pérdida de ingresos para la capital bávaro, más si se tiene en cuenta que en 2019 tuvo un impacto de cerca de 1.230 millones de euros.

Esta es la segunda vez que Múnich cancela su Oktoberfest. Anteriormente solo se había suspendido entre 1914 y 1918, a causa de la Primera Guerra Mundial.