Los hoteles de lujo quieren atraer a las parejas que buscan ceremonias especiales. Ejemplo de ello son el Four Seasons Maldives, que ha instalado un pabellón de bodas flotante en medio del Baa Atoll, una reserva de la biosfera de la Unesco o el Twelve Apostles Hotel and Spa en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, que ofrece bodas de cuentos de hadas