Los hoteleros de Mallorca adelantaron el pasado 23 de enero, en el segundo round de FITUR 2020, las previsiones para la próxima temporada de verano. En definitiva, confesaron que el mercado británico “parece estable”, que el alemán “se ha ralentizado” y el nórdico “sigue sufriendo”. La principal preocupación, sin embargo, es la conectividad aérea, ya que la contratación de slots está “muy por debajo”, en comparación con el mismo período de 2019.

Según ha informado Diario de Mallorca, todavía es pronto para prever cómo será la temporada estival de 2020, año en el que el Govern se ha centrado en la captación de turistas nacionales. De hecho, la presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), María Frontera, aseguró que este interés debería haberse manifestado “antes”, ya que es un turismo que ayuda a la desestacionalización, aunque no será capaz de “compensar” a los mercados tradicionales.

Al mismo tiempo, detalló que el mercado alemán es el que está “más complicado”. “Se ha ralentizado y no sabemos cómo acabará”, confesó. El nórdico, sin embargo, es el que genera más incertidumbre. “Venimos de varios años de bajadas drásticas, algún touroperador ha desaparecido y en el cupo de Thomas Cook, en el que todo el mundo estaba interesado, hay un hueco importante", confesó.

En este punto, consideró que hay que "trabajar" para conocer las causas de la caída del mercado nórdico, averiguar si es por la "conectividad, el producto o si están viajando menos". Cabe destacar, que estos turistas poseen una gran sensibilidad con la sostenibilidad, por lo que movimientos como la 'vergüenza a volar' podrían estar teniendo efecto. 

Conectividad aérea

Por otro lado, Frontera incidió en la importancia de la conectividad aérea, ya que permite aumentar la ocupación hotelera. "Nos preocupa la conectividad. Sabíamos que había operadores interesados en contratar slots, pero no se están materializando", aseveró e indicó que no se han comercializado en su totalidad las "400.000 camas que tenía Thomas Cook". Cabe destacar que de un estudio interno de la consellería de Turismo, se desprende que las plazas aéreas internacionales con destino Mallorca han caído un 26% hasta mayo. 

El caso de Ibiza

En la isla de Ibiza, por su parte, destaca el buen rendimiento de las reservas por parte del mercado británico. Bajo el marco de FITUR, una agente del portal de viajes On the Beach manifestó al Diario de Ibiza, que las reservas están al mismo nivel que las de 2019 por estas fechas, a pesar de que hasta las pasadas Navidades estaban más bajas. Al mismo tiempo, desveló que una de las claves del éxito de la isla blanca para el próximo verano es su destino Sant Miquel, que ha ganado popularidad entre las familias.