El Grupo Lopesan es una de las diez primeras firmas turísticas de toda España, con más de 15.000 camas en 20 hoteles distribuidos en los destinos de España (Gran Canaria y Fuerteventura), Alemania, Austria y República Dominicana, y cuya singular arquitectura los convierte en micro destinos en sí mismo. “Fuimos los primeros en integrar todas las disciplinas de paisajismo, la arquitectura del lugar, la adaptación al entorno, el proyecto interior”, declara en entrevista a Tourinews, Juan Francisco García, arquitecto del Grupo Lopesan. “Y, ese proceso integrador, hizo que la experiencia del cliente fuese más satisfactoria”.

En la actualidad, el arquitecto se encuentra trabajando en la reforma integral del Hotel Costa Meloneras (Gran Canaria). “Todos los grandes hoteles están forzando las obras aprovechando este periodo de ausencia de clientes. Ante la imposibilidad de recibir turistas, la situación te obliga a reaccionar. No podíamos cerrar un año por el Covid y el siguiente por una reforma”.

Pregunta (P): Usted lleva 25 años como arquitecto en Lopesan.

Respuesta (R): Sigo siendo un becario. [Risas].
 

 La arquitectura de los hoteles del Grupo Lopesan los convierte en micro destinos en sí mismos

La arquitectura de los hoteles del Grupo Lopesan los convierte en micro destinos en sí mismos

P: El grupo tiene 28 hoteles repartidos entre Alemania, Austria, Republica Dominicana y España.

R: Exactamente. Lopesan Hotel Group inició su actividad el sector de la construcción de obra pública. Nuestros primeros hoteles fueron adquisiciones a cadenas alemanas. En el 95, esta empresa familiar con sede en Gran Canaria empieza a revertir ese proceso y se convierte en propietaria. Ahora disponemos de más de 15.000 camas en 20 hoteles distribuidos en los destinos de Gran Canaria, Fuerteventura, Alemania, Austria y también República Dominicana donde abrimos hace un año un Resort espectacular [Lopesan Costa Bávaro], con más de 1.000 habitaciones y equipamientos que no tiene ningún hotel en la zona.

P: Desde el punto de vista de la arquitectura, lo más llamativo de los hoteles de Lopesan son sus dimensiones, pero también sus diseños.

R: Fuimos los primeros en integrar todas las disciplinas de paisajismo, la arquitectura del lugar, la adaptación al entorno, el proyecto interior. Ese proceso integrador hacía que la experiencia del cliente fuese más satisfactoria.

P: ¿Qué les inspira?

R: Distintas temáticas. El complejo de República Dominicana es un hotel colonial muy bonito de cinco estrellas, en la playa de Punta Cana. Todo el entorno, la vegetación, el mar es una inspiración para nosotros, lo diseñamos atendiendo al aspecto de la parcela, inspirándonos en el ambiente, la historia tradicional y la cultura local. Para ello recorrimos el casco histórico de Santo Domingo buscando referencias. El estilo francés de cuando fue francesa, cuando fue española, e independiente. Intentamos reflejar con mucho cariño toda su cultura en la arquitectura del hotel. El proyecto está inspirado en el modelo arquitectónico y conceptual del Costa Meloneras, en cuya reforma me encuentro trabajando.

P: ¿Son 1136 habitaciones?

R: El Costa Meloneras tiene 1136 habitaciones y 2700 camas. Es una fábrica de sueños para nuestros clientes. Uno de los hoteles más grandes de España y nosotros estamos muy orgullosos de haberlo abierto hace 20 años.



P: En tiempos de Covid los hoteles se han quedado sin clientes. Como arquitecto del grupo hotelero ¿ha aprovechado este tiempo para adelantar trabajo?

R: Como sabe, mi trabajo empieza varios años antes de que el establecimiento se abra al público. Empezamos en el 2018 una renovación digna del Costa Meloneras, de todos sus jardines, piscinas, cocina, zona de exteriores, habitaciones, pero básicamente nos encontramos haciendo un especial esfuerzo en aquellas áreas comunes donde pueda haber una interacción social, atendiendo a una serie de medidas de seguridad. El hotel tiene más de 70 mil m2 de espacios al aire libre que hemos reformado para dotarlos de mejor eficiencia, pues es el área donde los clientes pasan el día.

 
Lopesan Costa Meloneras

Lopesan Costa Meloneras

 

P: ¿Están convirtiendo el hotel en un micro destino?

R: Estamos generando espacios atractivos que separarán a los clientes, optimizando al máximo todo el espacio libre para hacer atractivo lugares donde normalmente el cliente no se sentaba a descansar o tomar el sol. Hemos hecho una intervención importante en restaurantes y cocinas de exposición, que nada tiene nada que ver con los bufets. Fue tras una visita que hicimos hace unos años a un resort de las Vegas donde analizamos la diferencia con lo que hacíamos nosotros. Hemos reforzado y ampliado las logias, que son estas terrazas abiertas y protegidas del sol donde es muy agradable almorzar o cenar. Los restaurantes de interior los hemos agrupado en una sola pieza, pero de una mayor dimensión. Nuestro hotel se distingue por sus nueve piscinas, donde El Lago es una de las más grandes de España, y la Infinita introdujo una de las primeras playas artificiales. Las estamos renovando y además ejecutando otras cinco piscinas que llegarán hasta las habitaciones de la planta baja. Dispondrán de terrazas con láminas de agua que le darán un especial atractivo. Lo estamos diseñando con un paisajista norteamericano.

P: ¿En las Vegas también están actuando igual ante esta situación de cero turistas?

R: En Estados Unidos trabajan en esa misma línea. No todas las cadenas, pero sí las más importantes que tenían en cartera desarrollar una reforma, la están acometiendo de manera urgente. Todos los grandes hoteles están forzando las obras aprovechando este periodo. Ante la imposibilidad de recibir turistas, la situación te obliga a reaccionar de esta manera. No podíamos cerrar un año por el Covid y el siguiente por una reforma. La singularidad económica se tiene que traducir en esfuerzo.