Los empleados de Aena, gestor público de la red de aeropuertos españoles, han dado un golpe en la mesa y han denunciado todas aquellas medidas que afectan a sus condiciones laborales. En base a esto, han recriminado que atendieron a dos veces y media más de pasajeros, en 2018, que el homólogo francés de la entidad, ADP, con casi la mitad de masa salarial. La situación, incluso, llevó a la plantilla a manifestarse el pasado martes, 14 de mayo.

Bajo este paraguas, los empleados han indicado en un escrito que deben ser “ambiciosos” en la próxima negociación salarial, debido a que “han sido muchos años acumulando pérdida de poder adquisitivo apenas compensado recientemente a través del Sistema de Gestión del Desempeño (DSG)”, una herramienta por la que se evalúa y reconoce, mediante el análisis periódico de los resultados obtenidos, la acción de los trabajadores para alcanzar los objetivos de la empresa.

No así, por medio de “incrementos reales consolidados” en los salarios, con el fin de "disminuir la brecha salarial existente entre ocupaciones y acabar con la doble escala salarial que de facto condena a los nuevos trabajadores de Aena, a seis años de trabajos forzados”, según alegan los trabajadores.

moscosos 35 horas los empleados de aena presionan para volver a la etapa precrisis

Foto: EFE vía El Confidencial

En este sentido, aseguran que los datos oficiales registrados en los últimos años, respaldan un incremento del salario de acuerdo con el aumento de las cargas laborales y del beneficio empresarial. “Solo el año pasado el volumen de negocio creció un 7,3% y los beneficios netos aún más, un 7,8%, todo esto al tiempo que las tasas para las compañías aéreas se reducían un 2,2%”, inciden.

Por otro lado, critican la irrupción de los fondos buitres en el consejo de administración de Aena, al que fueron “invitados” por los “políticos de turno”. En este sentido, indican que “no aportan nada a la empresa”, debido a que el capital no fue a parar a Aena, que sigue siendo pública. “Se llevan los millones por cientos a sus sedes en paraísos fiscales, descapitalizan la empresa a través de un reparto de dividendos del 80% de los beneficios consentido desde Moncloa, poniendo en riesgo nuestro modelo aeroportuario”, denuncian.

Por otro lado, muestran sus deseos de que la sociedad “sea consciente del enorme desfalco a las arcas públicas que ha supuesto y supone la privatización de Aena”. Como trabajadores, se ven en su derecho de “reclamar una recuperación” de sus condiciones laborales previas a la privatización, al igual que en su momento les fueron retiradas para que "cargaran" con la mayor parte de los efectos de la crisis de la entidad.

aena 655x368 (1)

Foto: Ok diario

Así, perdieron su condición de empleados públicos, la temporalidad, el poder adquisitivo, el fondo de pensiones y sufrieron la destrucción de plantillas, entre otros. Por ello, consideran que no deben ser “tímidos” a la hora de exigir un incremento, así como una más justa distribución de la masa salarial.

En este punto, comparan los datos oficiales obtenidos en el año 2018 de dos empresas similares, que son: Aena (51% público) y Aeropuertos de París (ADP, 50,63% pública). Según los empleados, esta comparativa muestra que sus salarios son “ridículamente bajos” y que los “fondos buitres presentes en el accionariado de Aena cuentan con más facilidades” para convertir las rentas de sus trabajos en beneficios netos.

Tanto Aena como ADP cuentan con volúmenes de negocio parecidos: 4.320,3 millones de euros y 4.478 millones, respectivamente. Sin embargo, Aena registró unos beneficios antes de impuestos de 2.656,9 millones de euros (61,5%) en 2018, frente a los 1.961 millones (43,8%) registrados por ADP.

ADP CGT Aena ENAIRE  Twitter

Fuente: Confederación General del Trabajo (CGT) Aena ENAIRE

Para el gestor español esto supuso unos beneficios netos de 1.327,9 millones, de los que el 80% se destinaron al pago de dividendos. Para el francés fueron de 611 millones, de los que el 60% fueron a parar al pago de dividendos. Pese a ello, ADP destinó 556 millones a sus 6.349 empleados en Francia, que atendieron a 105,3 millones de pasajeros. Mientras que Aena dedicó 376,9 millones a sus 7.629 trabajadores, que atendieron a 263,7 millones de viajeros, casi dos veces y media más que la plantilla francesa.

Concentración 

De acuerdo con todas estas exigencias, los empleados convocaron una concentración frente la sede de Aena en el Edificio Piovera, ubicado en la calle Peonías de Madrid, entre las 11.30 horas hasta las 13.30 horas.