El pasado sábado 4 de septiembre, el personal de Groundforce, empresa que pertenece al grupo Globalia y que ofrece servicios de handling a una veintena de aerolíneas que sirven vuelos internacionales hacia el Aeropuerto de Gran Canaria, celebraron la primera jornada de huelga de una serie de protestas que afectarán a estas instalaciones durante todo el mes de septiembre.

Aena informó que numerosos vuelos se vieron afectados con retrasos en despegues y largas esperas para los pasajeros pudieran desembarcar o recoger su equipaje. Desde el comité de huelga apuntaron que durante el sábado más del 90% de los vuelos se vieron afectados (lo que se traduciría en 84 vuelos con cerca de 10.000 pasajeros). Explicaron, además, que pasajeros de 18 vuelos tuvieron que emprender su viaje dejando atrás sus maletas.
 

Aeropuerto Gran Canaria   Foto Tourinews (1)

Aeropuerto Gran Canaria Foto Tourinews


Unas molestias que se pueden prolongar todo el mes

Esta es solo una primera muestra de lo que puede ocurrir durante este mes en el aeropuerto grancanario. La Coordinadora Estatal del Sector de Handling y Aéreo (CESHA), la Confederación General del Trabajo (CGT), Unión Sindical Obrera (USO) y Sindicatos de Trabajadores de Handling Aeroportuario (STHA) han convocado huelga de carácter intermitente hasta el 20 de septiembre: los trabajadores realizarán paros todos los miércoles de 10:00 a 22:00 horas, los sábados de 12:00 a 24:00 y el 19 de septiembre de 12:00 a 24:00 horas. A partir de dicha fecha, los 350 empleados de este sector están llamados de huelga indefinida.

El motivo de las protestas

Desde los sindicatos apuntan que recurren a esta medida para exigir una mejora en las condiciones laborales y denunciar los incumplimientos del convenio colectivo. Critican especialmente que pese a que el aeródromo ya opera al 60% de capacidad de 2019, más del 90% de los trabajadores sigue afectado por un ERTE parcial, lo que se traduce en una mayor carga de trabajo, estrés y problemas de conciliación, entre otros.

Destacan que la situación se podría haber evitado y admiten que no les agrada, puesto que perjudica a pasajeros y a la imagen de la empresa y de la isla.
 


Preocupación entre los hoteleros

Por su parte, la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT) ha expresado su preocupación por la situación a través de su vicepresidente, Tom Smulders. Y es que los problemas en el aeropuerto llegan en un mes —septiembre— en el que los empresarios turísticos isleños han puesto muchas esperanzas al ser el pistoletazo de salida para la temporada alta en Canarias.
 

  Tom Smulders, vicepresidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT)

Tom Smulders, vicepresidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT)


Desde la patronal alertan del “riesgo que supone dilatar esta situación de conflicto, que puede llegar a afectar a las reservas de alojamiento turístico, por las posibles cancelaciones sistemáticas y el desvío de los viajes programados a otros destinos”.

No obstante, se muestran esperanzados en el hecho de que Groundforce haya solicitado la mediación de la Autoridad Laboral para resolver el conflicto y que ambas partes puedan alcanzar un acuerdo. Desde la FEHT tienen la esperanza de que se puedan iniciar las negociaciones y se desbloquee la situación “por el bien del destino turístico, que en estos momentos atraviesa una fase crítica para su recuperación”.