Usuarios de varias partes del mundo han sido víctimas de un fallo de seguridad de la plataforma de alquiler de viviendas Airbnb.

Hackers, mediante "phishing" (suplantación de identidad) han conseguido acceder a cuentas de usuarios para hacerse pasar por ellos y desvalijar las casas de los propietarios. En la página de Facebook de la plataforma, muchas personas han alertado de que sus perfiles han sido manipulados por piratas informáticos. 

Una de las víctimas señala que dejó su apartamento en manos de un usuario con identidad verificada. Para alcanzar este estatus los clientes deben aportar documento oficial de identidad, permiso de conducir o pasaporte. Sin embargo, los delincuentes cambiaron el nombre, la fotografía y los datos de contacto del perfil manteniendo el símbolo de verificación de la cuenta y desvalijaron la casa. 

Empresas como Google, Facebook o Twitter tienen sistemas de verificación en dos pasos mediante los que los usuarios tienen que introducir un código adicional que reciben en su teléfono además de su contraseña habitual, algo con lo que Airbnb no cuenta. 

Chris Foxx, corresponsal de tecnología de la BBC ha explicado que: "A veces la gente usa la misma contraseña en plataformas diferentes. Así que cuando se filtra una base de datos de contraseñas, a veces los criminales las usan para tratar de acceder a otras páginas web. Es posible que tuvieran suerte al probar esas contraseñas en Airbnb". También alerta de que "puede ser que engañaran a la gente a través de emails para que compartieran la información".

La compañía, por su parte, contestó a la BBC que: "Esos incidentes son, simplemente, inaceptables. Y aunque ese tipo de experiencias son muy inusuales, no estamos satisfechos. Hemos anunciado una serie de medidas de seguridad para combatir mejor las actividades fraudulentas".  Entre ellas se encuentran las utilizadas por el resto de redes sociales mencionadas anteriormente así como alertas vía mensajes de texto si se cambia la información del perfil.