El Tribunal de Justicia de la Unión Europea avaló el pasado jueves que se puedan anular los recargos abusivos que cobran las aerolíneas a los pasajeros por cancelar un billete de tarifa económica o no presentarse en el embarque. 

Esta decisión se basa en la introducción de la compañía alemana Air Berlin en sus condiciones generales de contratación una cláusula que imponía 25 euros en concepto de gastos de tramitación en caso de que los pasajeros anularan una reserva o no se presentaran. Esto provocó que el Tribunal Supremo Civil y Penal de Alemania pidiera al TUE que aclarara si la medida era “desproporcionada” y por tanto “nula”. 

También se discutió sobre la libertad de las aerolíneas para fijar los precios según la normativa europea cuando esta se opone a la legislación nacional. La Unión de Consumidores alemana ha denunciado que los impuestos y tasas indicados por Air Berlin en internet son muy inferiores e inducen a error, por lo que es contraria a la normativa europea sobre transparencia de precios. 

EL TUE dictaminó que las legislaciones nacionales que transponen la directiva sobre cláusulas abusivas pueden anularla para proteger a los consumidores. 

Asimismo, también se estableció que las compañías tiene que precisar por separado el importe por impuestos, tasas aeroportuarias y demás cargos, que no se pueden incluir en concepto de tarifa. Además, deben comunicar al cliente el monto que representan en el precio final.