Un estand con fiesta constante y un equipo de promoción vestido al más puro estilo Adlib " para promocionar la moda de la isla", esta es la propuesta de Ibiza para Fitur 2017. Un destino que se encuentra en plena campaña para atraer más visitas durante la temporada baja. Tourinews ha tenido la oportunidad de conversar con Carmen Sánchez Lapuente, Gerente de la Fundación de Promoción Turística de Ibiza, para conocer cuál es el grado de masificación turística de la isla y descubrir cuál es el secreto para atraer al turista de lujo. 

Estamos en un año de récords y el aeropuerto de Es Codolar ha superado todas las estimaciones que se tenían planificadas, ¿está saturado?

No, llegan muchísimos pasajeros durante todo el año acumulándose el tráfico durante la temporada alta, entre mayo y septiembre, pero no es un problema. Donde sí hay a veces problemas es en la zona de los aviones privados, ya que desde el aeropuerto nos cuentan que no tienen suficiente espacio para todos.Algunos de los que tenían permiso para aterrizar y estar determinadas horas se han tenido que ir porque no había hueco.

Este problema está ligado al turismo de lujo, ¿cuánto porcentaje supone del total de visitas?

Desgraciadamente, no tenemos datos de este tipo de turismo. Estamos creando un observatorio turístico para obtener datos, porque los que tenemos ahora son los que nos llegan a través de Aena, la Autoridad Portuaria o la asociación hotelera, por lo que tenemos datos cuantitativos, pero no cualitativos. Pero sí puedo asegurar que el turismo de lujo está creciendo en algunas zonas de la isla. Hasta hace diez años sólo había un hotel de cinco estrellas, ahora existen 10.

Aún así, no queremos que la gente piense que es un destino de lujo que no se pueden permitir. Está claro que según donde quieran alojarse o en que fechas lleguen los hoteles serán más o menos caros pero existen posibilidades fueran de la temporada alta y con hoteles de todas las categorías. No sólo somos lujo.

Es paradójico, cuando casi todos los destinos quieren al visitante de alto gasto…

Está bien el lujo, pero no queremos que nos etiqueten. En la isla, hay muchas empresas dedicadas al segmento de lujo como beach clubs, restaurantes u hoteles, pero también se encuentran muchísimas empresas pequeñas o familiares a las que hay que repartir también la riqueza del turismo.

Se ha planteado establecer un aforo máximo en la isla, ¿es una medida necesaria?

Es un tema que se ha discutido en la isla, sobre todo, por el verano cuando nos visitan muchos turistas, se acumulan muchos coches y las playas están llenas. El problema es ¿cómo limitas el acceso? ¿Cómo se puede decir en un avión quién puede desembarcar y quién no? El problema reside además en la insularidad, ya que no se puede derivar el flujo a regiones colindantes. Hay que valorar, pero veo difícil encontrar un sistema para limitar el acceso.

¿Qué papel juega el alquiler turístico?

Es un problema porque se trata de una competencia de alguien que simplemente alquila su vivienda frente a los hoteles y apartamentos turísticos, que invierten en pagar impuestos y en tener todo reglado. Se está intentando regular, pero no es fácil, pero estamos trabajando en ello.

¿Cómo se puede encontrar el equilibrio entre el turismo de naturaleza y el de fiesta?

Ibiza es una isla que es pequeña, pero es grande. Con ello quiero decir que hay zonas a las que va la gente fiestera y zonas donde va el turismo familiar. Son dos mundos que conviven perfectamente y que no se molestan. Además, lo bueno que tiene la isla es que por su tamaño permite que padres que estén en zonas familiares, como Sant Antoni, puedan pasar un día en la zona de marcha, para después volver a la zona tranquila, a tan sólo 20 kilómetros.

El destino es conocido a nivel internacional por las visitas de las celebrities, ¿se suele potenciar o es fruto de la fama que se ha ganado el destino?

Nosotros no hacemos nada ni pagamos a una celebrities. En julio y agosto todo el mundo viene y no sabría decir si es por el atractivo de la isla o porque al venir uno, todos le siguen.

Estas visitas son una navaja de doble filo, el ejemplo es la canción ‘I took a pill in Ibiza’.

Pues sí, nosotros intentamos ponernos en contacto con él (Mike Posner, intérprete de la canción), porque desgraciadamente es también una imagen que mucha gente tiene de nosotros, al igual que hablábamos de la fiesta. El mundo de la noche está bien y es una parte de Ibiza, pero no es la imagen general de la isla.

¿Cómo se ha afrontado en Ibiza la implantación del impuesto turístico?

No ha habido tantos problemas como se podía esperar. Pese a los temores, los clientes no se han quejado puesto que es un impuesto que se paga en muchas ciudades europeas como las italianas o Barcelona, por lo que la gente está acostumbrada. Los hoteleros, por su parte, se quejaban porque son los que tenían que hacer de recaudadores. Ahora habrá que ver cómo se reparte el dinero, porque se recogen impuestos en cuatro islas y habrá que ver cómo se va a repartir, pero hay que dar un voto de confianza y ver qué impacto tiene en la isla.

¿Qué medidas se están tomando para proteger la posidonia que rodea a la isla?

Este verano hemos hecho una campaña que repetiremos este año que se llama ‘Navega en verde’. Mediante la colaboración de voluntarios se reparte folletos barco por barco para que la gente esté informada de que la posidonia es un bien Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, responsable de la pureza de nuestras aguas porque un metro cuadrado de posidonia libera más oxígeno que un metro cuadrado de bosque. Es muy importante conservarla y por ello estamos haciendo esta campaña de difusión entre las embarcaciones que llegan a la isla para que no atraquen en ella, porque cada una de sus anclas arrasan una planta que ha tardado años en crecer. Además, estamos valorando extender la campaña a puertos de la Comunidad Valenciana para que la gente cuando venga ya esté concienciada.

20170119 104159

¿Por qué se presenta a Fitur con un estand independiente del de Baleares?

Porque desde hace 5 años venimos con un estand independiente porque en su momento pensamos que teníamos que tener una imagen diferente porque Ibiza es una marca muy conocida en muchos mercados. Además, desde hace un año y medio, tenemos las competencias en materia de promoción turística, es decir, somos independientes.

Pensamos que Fitur, World Travel Market e ITB son ferias en la que tenemos que exponer solos, aunque otras actividades las realizamos de forma conjunta.

¿Objetivos para de los organismos de promoción en el corto plazo?

Conseguir que abril, mayo y octubre sean buenos meses, que la gente olvide que Ibiza es sólo un destino para el verano; y que la gente piense que tiene mucho más que ofrecer que sol y playa, como las rutas de mountain bike, la buena gastronomía, o actividades como caminar o bucear.